21 de may. Combate Naval de Iquique
 
MAV Canal Cultural y el Archivo Fotográfico de la Universidad de Chile
Cada 21 de mayo, trae a nuestra memoria uno de los episodios más importantes de la historia de Chile, Una jornada histórica llena de heroísmo y de caballerosidad que llevó a sus protagonistas a lo más alto de la admiración de sus compatriotas. El Canal Cultural está presente, no para aproximarnos a dicho evento desde un mirada nacionalista, si no más bién, para reflexionar sobre las enseñanzas que nos entrega la historia.
 
Noticias y documentos sobre el combate
 
El escenario de la guerra
 
 



Sacando salitreDurante la colonia, España no había fijado límites precisos entre sus virreinatos, situación que después de la Independencia, derivó en guerras territoriales donde las nuevas naciones, buscaban consolidar posiciones en territorios de aparente riqueza y obtener el dominio de zonas geográficas que aseguraran su defensa y un futuro de crecimiento económico.

A mediados del siglo pasado, las costas del "despoblado" de Atacama que era como le decían al Desierto de Atacama, comenzaban a agotar la riqueza que producía el "guano", fertilizante que tenía gran demanda en Europa y que permitía renovar las agotadas tierras del viejo continente. Pero al interior de la costa, en las pampas del desierto de Atacama yacía la inconmesurable riqueza del salitre. En pocos años el salitre, nombre con el que se conocía el nitrato de sodio , trajo bonanza económica a las naciones que cincundaban este desierto aparentemente vacío.

Antofagasta-1879Iquique en Perú, Antofagasta en Bolivia y Taltal en Chile, eran las principales ciudades costeras cercanas a las pampas salitreras, que en esa época eran fuentes importantes de riqueza de estas naciones. Perú aplicaba el mismo modelo que había utilizado con el guano, o sea el control monopólico de su explotación en manos del estado. La situación en Bolivia era diferente. La mayoría de la empresas que explotaban el salitre eran de capitales chilenos o británicos. A su vez, el grueso de los obreros provenían de la región de Copiapó, la ciudad más al norte de Chile en esa época.

Atentos al poder chileno en la zona, en 1873, Perú y Bolivia firmaron un pacto secreto de apoyo mutuo en caso de guerra. El año 1878 el gobernante boliviano, el dictador Hilarión Daza modificó unilateralmente un tratado vigente sobre tributos entre Bolivia y Chile, y ordenó el cobro de impuestos a la Compañía de Salitres de Antofagasta, empresa chilena que se negó a pagar.

Hilarión Daza - Mariano Prado - Anibal PintoAnte la negativa de la Compañía de Salitres, el presidente Daza, ordenó intervenir los bienes de la compañía. Acción que Chile reclamó como ilegal diciendo que haría valer sus antiguas reclamaciones territoriales en dicha zona y al poco tiempo una fuerza expedicionaria militar chilena ocupó la ciudad de Antofagasta.

El presidente peruano, Mariano Prado dió a conocer entonces la existencia un tratado secreto con Bolivia y el presidente chileno Anibal Pinto, declaró la guerra a ambos países el 5 de abril de 1879.

Las grandes potencias del momento, interesadas en controlar recursos naturales alrededor del mundo, estuvieron dispuestas a ayudar a las naciones que favorecieran sus políticas expansionistas.

En este caso, Inglaterra, que poseía buenas relaciones comerciales con Chile, estaba interesada en una victoria chilena, para terminar el afán protecionista de Perú y Bolivia sobre la explotación del salitre. No es de extrañarse que en los años que siguieron a la guerra, empresas inglesas fueron tomando control de la mayoría de la Oficinas Salitreras.

El control del mar


El MAV invita a los estudiantes a usar los contenidos de estas páginas, ya sea parcial o completamente.