Volver Menú

Hernán Puelma     Escultura    225 x 285 x 50 cms

ALHZEIMER
Dr. Fernando Ivanovic-Zuvic


Se trata de una enfermedad caracterizada por un deterioro irreversible de las funciones mentales superiores que también compromete a la persona en su totalidad. La memoria se debilita, los hechos cotidianos recientes no son recordados y en la medida que avanza se afecta la memoria para los eventos vitales más antiguos. Los afectos se empobrecen, con pérdida del interés para mantener relaciones sociales con la familia y el entorno, mostrando un progresivo aislamiento social. La personalidad sufre un cambio, perdiendo su naturalidad y espontaneidad, tornándose rígida y con escasa adaptabilidad a los requerimientos ambientales.

El comienzo es insidioso, pero los síntomas evolucionan en forma progresiva a lo largo del tiempo, con una paulatina pérdida del juicio, de las capacidades de abstracción,,de la inteligencia. La persona ya no es la misma de antes mostrándose apática y sin voluntad. Aparecen síntomas motores como dificultad para efectuar movimientos, dificultades en el habla, se pierde el uso de conceptos y palabras. No reconoce a los que le rodean en un progresivo ensimismamiento, enfrentando con cada vez mayor dificultad las situaciones cotidianas hasta finalmente permanecer postrado.

En etapas tardías tiene dificultades para reconocer su estado deficitario tanto físico como corporal. Es la totalidad del individuo el que ha cambiado, se ha empobrecido, está menoscabado y frágil. Intentando interpretar la obra, ésta nos manifiesta en forma poética algunas vivencias del sujeto con Alzheimer. Con su cabeza reducida, minúscula por la pérdida neuronal que acompaña este mal, avanza inexorablemente al vacío, recordándonos el mal pronóstico de esta enfermedad. El individuo intenta comunicarse aún desde la precariedad de sus funciones mentales en un discurso solitario que nos señala en forma dramática el creer ir hacia arriba en la vida y que sigue con nosotros, pero careciendo del registro de las limitaciones que le impone la enfermedad. La pérdida de las capacidades mentales ha invadido su vida, pero continúa con su mano levantada como tratando de alcanzar algo que la naturaleza le ha negado.