Museo de Arte Virtual
presenta en Internet
 
 


 
trayectoria agradecimientos
 
 
 

Las pinturas de Germán Arestizábal han sido, desde su nacimiento, explicaciones de la vida, arco triunfal de las dichas y desdichas de quienes pasan por el mundo. Ver sus cuadros es evitar empobrecer nuestros sentidos. El quiere decirnos, en sus mejores momentos, o sea en todos los que le procuran la mayor felicidad que él busca afanosamente, que es preciso cumplir con la nostalgia y poner al día los recuerdos.

He pensado largamente en sus gordas hipopotámicas, en los tangos que son visiones de tiempo que se empeña en no desaparecer, en los trozos de niñez que se deslizan por ahí como si fueran su firma. Habla en voz baja, a cada uno de los nosotros que somos v nos orienta en todos los momentos sustanciales en los que la memoria se hace estética.

La sustancia se vuelve religiosa , es decir, se vincula con el mundo. La vieja bocina de la vitrola y Jorge Negrete; la écuyere y las patas traseras del caballo que rematan en zapatos de taco alto; Gardel, las bellas del cine, los boxeadores, lo atigrado, son pequeños mundos que se desplazan para encontrar el nuevo sitio, su estar -en- el mundo, conferido por los desprendimientos de aquella distancia que no yuxtapone marginalidad o convención social a mitologías esplendorosas, sino que saluda al hombre en un inolvidable montaje, corriente alterna que no ensimisma al mundo, postergándolo en la extrañeza, sino que nos electriza a todos los contempladores en una liturgia memorable, la que Arestizábal nos ofrece, «inolvidable», como reza el bolero que se va en el tiempo.

Nunca confunde la pintura de verdad con la intención de pintar la pintura sobre la pintura. En sus días tristes es capaz de evitar que la desilusión o el tedio recubran con preeminencia el ojo que funda una realidad, descompone una figura, matiza los colores o inventa el juego.

Germán pinta a fondo su conciencia, pero no se da tiempo para ocultar el fervor, sus deseos y glorias tristes o alegres, la amistad, la vida.

Alfonso Calderón

 

Agradecimientos
Esta exposición se llevó a cabo en la
Galería GABRIELA MISTRAL
Departamento de Programas Culturales
División de Cultura del Ministerio de Educación

Diseñó el catálogo, GABRIELA CANOVAS
Fotografió las obras, MIGUEL OPAZO
Fotografió el retrato del Artista, LUIS POIROT

en Santiago de Chile

VOLVER