Y
se supo feliz.

Al día siguiente, la mujer recordó que había pasado la noche volando sobre hermosos paisajes, entre lunas, soles y estrellas