Mis pensamientos:
Pensamientos

"Revelación":
Experiencia en el Museo de Arte Contemporáneo de Santiago

Chile, 6-27 de marzo de 1997


English version

 Siete años de pintar, esculpir, realizar videos, collages, para descubrir que el Museo había sido construido en 1947, para exponer el mensaje del Señor, a través de mi trabajo. ¡Ni una sola pared de las siete salas quedó vacía, ni una columna desnuda!

 Mientras trabajaba en la colocación de las 52 telas, la mayoría de gran formato, preguntaba a los trabajadores del museo si pensaban que iba a llenar las siete salas (20x30 m.) y todos tenían dudas. Esa semana de extender, corchetear, construir, me hizo pensar en los siete años que me habían conducido a donde me encontraba en ese momento.

 Mi amorosa esposa Gerlinde y mis hermosos hijos no pudieron estar presentes en Santiago; lamentablemente, no pudimos compartir esta increíble Bendición.

 Mi querida madre, Fanny, me ha ayudado a hacer todo esto posible, manteniendo vivo el diálogo y el interés, e informando el evento ampliamente. Ella es mi principal "promotora" y una súper profesional.

 Dios, en sus infinitos caminos, me envío un hermano en la fe, Norman, 60, desde Hawai. El me ayudó en todos los preparativos y, de a dos, el trabajo se hizo fácil.

 La inauguración fue un éxito. Rosario Letelier, la directora, me presentó y yo di un breve discurso.

 <<Gracias, Señor.

 Revelación quiere decir educación divina para el mortal.

 La presentación está dividida en siete salas. El salón principal tiene la video-pirámide, que exhibe un álbum de civilizaciones pasadas y presentes. He reciclado antiguas revistas, catálogos, y he hecho que los dibujos animados dancen al son de la música.

 Los collages de las columnas muestran nuestra conciencia ecológica.

 La primera sala contiene el Génesis. Hace un millón de años, el hombre expresó su voluntad, dejó a los monos, el homo sapiens.

 En la segunda sala se presenta la primera revelación divina, que llegó hace tiempo, hace 250.000 años, a manos del Príncipe Planetario, Lucifer. Una rebelión

  En la tercera sala, Adán y Eva, la segunda revelación divina. Hace 40.000 años, debido a la impaciencia de Eva y al mal juicio de Adán, cometimos una falta. (Colocamos 50 kilos de flores en el piso.)

 La cuarta sala tiene la tercera revelación de Melquisedec, un Hijo de emergencia, que viene a crear una base para la religión, para que aparezca el Hijo de nuestro Creador local, Jesucristo, a darnos Su cuarta revelación, somos Hijos con un Padre Amoroso. El ego, la vanidad y la ambición llevaron a Su crucifixión.

 En la quinta sala se encuentran las enseñanzas de Jesús, hasta la conciencia ecológica planetaria y las religiones universales del siglo XX, de la sexta y última sala.

 He pintado y esculpido los símbolos universales del hombre y la mujer, casas (hogares) y automóviles, el símbolo de la tecnología. En lugar de cielos, pinté esferas que siguen un plan divino. Esta es la manera de leer la presentación. Gracias a todos por estar aquí.>>

 El representante del Museo de Arte Virtual hizo un breve discurso y anunció que, por primera vez en la ciber-historia de Chile, se enviaba una exposición en vivo al ciber-espacio (http://www.mav.cl).

 Por primera vez mi trabajo se había extendido de tal manera, y me enfrentaba con el público. La tarde inaugural fue "hola-gracias" y sólo siete días después trascendió mis sentimientos acerca de la presentación, cuando muchas personas, desconocidas para mí, se sintieron conmovidas por mi trabajo. Significaba que el mensaje estaba siendo comprendido y las personas estaban respondiendo a él.

 Iba cada día al Museo, en el Parque Forestal, en un hermoso ambiente, en el centro de Santiago, de 11 a.m. a 7 p.m..

 Cada día una bendición, ya que recibíamos la visita de colegios y, para algunos, era su primera vez en el Metro y, por supuesto, en el Museo. Algunos días, pasaba un centenar de niños y yo guiaba al grupo más tranquilo. Los niños prestaban atención y seguían la simbología con facilidad, descubriendo, tocando, viendo, escuchando y preguntando.

 La video-pirámide con los dos espejos, uno abajo y uno arriba, daba el sentido de infinito como lo explicaba el círculo. La música de Jan Garbarek también fue muy inspiradora, y niños y adultos se reunían allí cautivados.

 Pronto me di cuenta de que un recorrido guiado me tomaba una hora y las personas que leían todos los títulos y pequeños textos se demoraban una hora y media.

 A veces, esperaba a la entrada-salida y disfrutaba de los rostros alegres, comentarios sinceros, conversaciones filosóficas y, sobre todo, del hecho de ser chileno y también que el catálogo está hecho en Chile.

 He vivido 33 años fuera de Chile. Tengo 43 años, de manera que mi experiencia en exposiciones siempre ha sido la de un pintor "viajante".

 El contenido social del trabajo me llevó a exponer en un espacio público. El Museo pertenece a la Universidad de Chile, una institución pública. El Ministerio de Educación participó y enviaba de 2 a 3 colegios cada día. También nos visitó la Escuela de Bellas Artes con mis futuros colegas y me alegró compartir su entusiasmo.

 Conocí a personas de todas las actividades, edades, religiones y razas. Muchas veces experimenté profundas emociones, provenientes de la fe viva. La gente se dejó llevar y compartió sus sentimientos, algunas lágrimas y mucha alegría. Adoramos a un Dios, y ésta es nuestra conciencia espiritual planetaria, que nos une, porque sabemos que Su fragmento vive en nosotros. Cristo vino a mostrarnos el camino, y toda Verdad pasa a través de El.

 Siempre recordé a las personas, en la sala del Génesis, que el hombre es potencialmente divino y que en libertad debe convertir el potencial en realidad. Un Dios de acción.

 Por primera vez en mi carrera, la obra de arte fue útil: reflejó, inspiró, conmovió, provocó y unió a muchas personas. Los artistas sufren los dictados de los mercados del arte, comprometiendo sus talentos, en circunstancias de que los artistas siempre han estado aquí para retratar nuestros avances sociales, nuestra conciencia social y nuestro progreso espiritual. La labor del artista es, de hecho, encontrar una simbología universal con significación para todos los seres humanos.

 Continuaré agregando obras de arte a "Revelación" durante toda mi vida, aumentando sus contenidos en las áreas de la ciencia, la filosofía y la religión. Agradezco a Chile por dejar que crezca mi semilla. Hoy día puedo volver a mirar los videos, catálogos, Internet y cuadros de la exposición, pero nada puede reemplazar la experiencia físico-emocional vivida con otras almas en el Museo mismo.

 "No se haga mi voluntad, sino la Tuya."

   Eduardo Guelfenbein 9/04/97 Gavirate, Italia