3- Sólo un obsesivo puede aprehender tanto software en una noche. La cabeza enterrada en el teclado, soñó renacentísticamente y volvió a los inicios.
La maleta de su nena Golem guardaba sus sueños.